EL DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO

Por: Ximena Bernaldo de Quirós. Co-founder. iUrisfyer

¿Qué beneficiosos tiene el proceso de mutuo acuerdo?

El proceso de mutuo acuerdo es sin duda la mejor solución en caso de que una pareja quiera divorciarse. Permite a ambos miembros de la pareja decidir por sí mismos en lugar de que un juez lo haga por ellos. Porque ¿Quién mejor que la propia pareja para decidir aspectos tan esenciales como todos aquellos relacionados con el cuidado de los hijos, como principal ejemplo?

El divorcio de mutuo acuerdo supone además un ahorro de tiempo. Mientras la duración media de un proceso de mutuo acuerdo puede ser de tres meses, la duración media de un divorcio contencioso es de un año. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, el 72% de los procesos de mutuo acuerdo se resolvió en menos de tres meses, y el 18,3% en un tiempo de tres a seis meses.

Además, el mutuo acuerdo se traduce en un ahorro económico. En los procesos de mutuo acuerdo, la pareja puede compartir el mismo abogado y procurador y por tanto, el no tener que contratar dos abogados y procuradores supone un gran ahorro de honorarios, así como el servicio de otros profesionales que intervienen en los procesos contenciosos como son peritos, notarios, psicólogos etc..

¿Cómo es el proceso?

Muy sencillo. Una vez se ha llegado a un acuerdo sobre el convenio regulador, se presenta junto con el certificado de inscripción del matrimonio y nacimiento de los hijos, en el juzgado del ultimo domicilio en común o el domicilio de cualquiera de los solicitantes. Una vez presentado, se precisa únicamente de la aprobación judicial como forma de control del acuerdo respecto a no ser gravemente perjudicial para alguno de los cónyuges. Para ello, se citará a los cónyuges para ratificarse por separado en su petición, aunque en la práctica la ratificación se lleve a cabo conjuntamente por ambos cónyuges, de forma que facilite las aclaraciones que el juez y Ministerio Fiscal, o en su caso el letrado de la Administración de justicia, precise sobre los puntos o extremos que susciten dudas antes de proceder a su aprobación por el juzgado.

Una recomendación importante:

A parte de todos los citados beneficios, es fundamental que ambos estén asesorados por un abogado en los que ambos miembros de la pareja depositen su confianza. Antes de la firma de un convenio regulador con vocación de permanencia, ambos deben tener pleno conocimiento de las consecuencias que despliega el mismo. Por este motivo en Iurisfy damos un asesoramiento a través de video conferencia, de forma que la pareja no se deje llevar por las circunstancias del momento y puedan tomar decisiones con plena consciencia.

Volver
Guardado en:
Derecho de familia

Back to Top